Esmalte sobre Metal

Esmalte sobre Metal

Esmalte Sobre Metal.

¿Qué es un Esmalte sobre Metal?.

El esmalte sobre metal es una técnica donde se aplica una pasta vítrea o polvo que se funde por la acción del calor con la finalidad de recubrir objetos.

Esta pasta o polvo es químicamente idéntico al vidrio, consiste en una mezcla de sílice, sosa o potasio y plomo.

El esmalte se puede realizar de distintas maneras, con soplete o en horno.

Los metales más usados son el cobre, latón, acero inoxidable, oro y plata.

Historia del Esmalte Sobre Metal.

El esmaltado sobre metal apareció en el siglo XVI, las técnicas para esmaltar han sufrido modificaciones, pero se han mantenido en el tiempo.

En el antiguo Egipto y Mesopotamia, se utilizó esmalte Cloisonné con vidrio tallado como sustituto de gemas.

Después los persas, romanos y griegos realizaron trabajos con esmalte Cloisonné y Champlevé sobre joyas.

El cloisonné alcanzó su máximo desarrollo en el Imperio Bizantino, era aplicado principalmente a objetos religiosos. Se utilizaba sobre superficie de oro, con una mezcla de pedrería y repujado.

El champlevé tomó importancia, en el periodo románico, en el siglo XII. Los motivos seguían siendo religiosos y se trabajó en colores verdes, azules y blancos.

En el siglo XIII el uso de esmalte disminuyó, y fue reemplazado por escenas pintadas.

Resurgió en el siglo XX, con mejor calidad en colores y hornos más eficientes.

China es uno de los países que más fabrica el esmalte Cloisonné en objetos ornamentales y joyería.

Tipos de Esmaltado.

Esmaltado Alveolado o Cloisonné.

Se le llama también “Esmalte Tabicado”. En esta técnica se colocan sobre la pieza finas tiras de metal, haciendo pequeñas divisiones, compartimientos o cloisons, formando un dibujo o patrón, estas piezas se fijan con soldadura o con el mismo esmalte.

Luego se rellenan para ser fundidos, este paso se repite hasta que el esmalte alcance el grosor deseado.

Las primeras piezas que se conocen de Cloisonné datan del siglo XII a.C. utilizado por los griegos, celtas, romanos y bizantinos.

En China se desarrolló más tarde, en el siglo XV, las más bellas obras se realizaron con la Dinastía Ming, sin embargo, poseen en la actualidad una gran producción de objetos de cobre y bronce decorados con esta técnica.

Esmalte Campeado o Champlevé.

Se hacen surcos martilleando la superficie y se rellenan con esmalte en polvo, se somete a cocción la pieza y se rebaja para ponerlo al ras con el metal, para luego pulirla.

El principio fundamental de esta técnica es poner el esmalte en huecos de al menos medio milímetro, que se realizan con buril y cincel.

Las piezas más antiguas las realizaron los celtas, fue una técnica utilizada entre los siglos X y XIV.

Esmalte Sobre Relieve, Translúcido o Basse Taille.

Es similar al campeado, se deriva de la misma técnica, pero se utiliza como metal base plata u oro.

El metal se graba o martillea, los surcos se rellenan con esmalte translúcido, a través del cual se logra ver el diseño. Fue introducido en el siglo XII.

Esmalte Limón o Plique a Jour.

Similar al alveolado, solo que las divisiones se sueldan entre sí, y luego se retiran después de la cocción.

Es extremadamente frágil, ya que carece de base metálica, y uno de los esmaltes que menos se utiliza en la actualidad.

Esta técnica crea un efecto de vitral en miniatura.

En el siglo XIX fue utilizado sobre cucharas, tazas, tozones y platos. Los artesanos destacados en esta técnica fueron René Lalique, Henri Vever y Georges Fouquet.

Esmalte Pintado.

Consiste en una superficie metálica que se recubre con una capa de esmalte blanco, se somete a cocción. El dibujo se realiza sobre la base blanca y se vuelve a cocer.

Cada pigmento requiere una cocción separada. El método es similar al de la pintura al óleo.

Esmalte Incrustado, En Ronde Bosse o Ronde-Bosse.

Es una técnica de esmaltado desarrollada en Francia a finales del siglo XIV, este esmalte solo es aplicado en una superficie llana o curva con volumen, posee una forma tridimensional o de alto relieve, ocultando el metal.

La técnica puede usarse tanto con esmalte translucido como con esmalte opaco.

Fue utilizada principalmente para confección de joyas. La Casa Fabergé hizo mucho uso de esta técnica.

Faberge
Faberge

Esmalte Guilloche.

Aparece en el siglo XVIII, es una técnica de grabado con un patrón repetitivo, mediante una máquina que podía generar patrones con diseños precisos en superficies metálicas.

Fue utilizado para decorar las cajas de tabaco y otros artículos pequeños.

La Casa Fabergé creó hermosas piezas con este método.

Esmalte En Plein.

Esta técnica indica que el esmalte se aplica directamente a la superficie. El esmalte flotaba en la superficie del metal, a veces se aplicó luego del Guilloche.

Fue una de las técnicas de esmaltado más difíciles.

Técnica de esmaltado sobre metal.

El esmalte sobre metal requiere experiencia, conocimiento del metal y conocimiento de los esmaltes.

Lo primero que hay que tener es el dije o chapa a esmaltar, ya cortado, lijado, limado y limpio de impurezas y grasas.

En un principio pueden trabajarse dijes embutidos, que son más fáciles de rellenar.

Es recomendable previo a esmaltar una pieza, hacer una guía de muestra de colores.

Lo ideal es tener un trípode con malla, ya que la pieza se esmalta poniendo calor por debajo del metal. En caso de realizar el esmalte a fuego y no tener horno.

Se puede hacer de dos formas directamente con un colador en la pieza, o ir haciendo capas con una pasta preparada con polvo y agua destilada, hasta lograr el grosor deseado.

Se cubre toda la pieza con esmalte, para evitar la oxidación de la pieza.

Si se está comenzando con esta técnica es preferible dejar que la pieza se seque a temperatura ambiente, así evitará que puede correrse.

Luego se procede a hacer la cocción, se coloca el soplete debajo de la pieza, moviéndolo constantemente, tratando de no fundir la pieza, o mover las soldaduras.

Al terminar la pieza debe calentarse lentamente, para evitar que el esmalte se fracture, se puede utilizar un foco o una cocinilla eléctrica de poca potencia.

Se procede a nivelar y corregir los defectos de la pieza, luego se coloca una fina capa de esmalte de terminación, que es como una laca transparente que protege y da brillo al esmalte.

Es importante saber que en la técnica del esmaltado si se aplica un color encima de otro, quedará el último color que se haya empleado.

A %d blogueros les gusta esto: