Frases de Giorgio Armani

Giorgio Armani | Mejores frases |

Giorgio Armani un artífice del diseño.

¿Quién es Giorgio Armani?.

Si buscamos un diseñador sin estridencias, con una línea clásica, ligera y sobria, que se mantiene en el tiempo, nos referimos, a Giorgio Armani, quien se caracteriza por haber incursionado en muchos ámbitos del mundo del diseño, y por ser uno de los más ilustres diseñadores italianos.

Nació un 11 de julio de 1934, hoy a sus 84 años, Giorgio Armani representa el símbolo de sofisticación con bandera italiana.

Aunque estudió tres años en la escuela de medicina, abandonó la carrera y se integró a las tiendas La Rinascente, trabajando como escaparatista, su primera oportunidad en el diseño fue con Nino Cerruti entre los años 1961-1970.

En 1970 diseña una chaqueta que se vuelve un éxito por su ligereza y decide entonces crear su propia marca Giorgio Armani S.P.A. junto a su socio y pareja Sergio Galeotti, en 1975, comienza con moda masculina, y 1976 incorpora moda femenina.

Su gran éxito se debe a su traje estructurado, donde aporta femineidad a la sastrería masculina y ligereza, Hollywood se vio sucumbida a sus encantos y lo incorporó en la película que protagonizó Richard Gere, American Gigoló, lo que le abrió las puertas al mercado americano.

Y quién no recuerda a Don Johnson, en la serie Miami Vice, con las chaquetas Armani y una camiseta. Infinidad de artistas ha vestido Armani desde su creación, pero también ha sido protagonista en la creación de uniformes, que van desde aerolíneas hasta equipos deportivos.

Su primer perfume femenino sale a la venta en 1982, en alianza con L’Oreal, y en 1984 su primera fragancia masculina.  El grupo Armani también Tiene cosméticos, ropa para bebes, ropa juniors, artículos del hogar, etc.

Giorgio Armani S.P.A. es una empresa privada, que está conformada por las siguientes marcas Giorgio Armani, Armani Prive, Armani Collezione, Armani Jeans, Emporio Armani, Armani Exchange, entre otras.

En el 2010 inaugura su primer hotel en Dubái, en 2011 un hotel Milán, además de sus restaurantes y spa, definitivamente Giorgio Armani ha incursionado en todos los campos del lujo y la sofisticación.

Frases de Giorgio Armani.


Diseño para gente real. Pienso en todos los compradores todo el tiempo. No hay virtud ninguna en crear ropa o accesorios que no son prácticos.

Muchos accesorios, no solo los bolsos, permiten a la mujer cambiar de estilo sin esfuerzo y coste mínimo: zapatos, gafas y pañuelos.

Los jeans representan la democracia de la moda.

Si hablamos de moda, el negro y el azul oscuro son los colores que estilizan la figura; ésta es la razón por la que me gustan tanto. Pero si exploro el cromatismo, puedo permitirme ser un poco más aventurero con la forma y las texturas.

Un par de zapatos baratos no es un ahorro acertado. El calzado es la base principal del armario.

¿De verdad le parece conservadora la elegancia?.

Siempre me he sentido atraído por los materiales naturales, que, en mi opinión, añaden sensualidad y glamor a un producto o ambiente, estas son las cualidades que los hacen especiales y únicos.

La vida es una película y mi ropa el vestuario.

Todo es compatible la elegancia, el divertimiento, la comodidad, la sofisticación (…) lo uno no excluye lo otro. Pero la elegancia no es el traje y la corbata, o el vestido impecable. A mí me cuesta explicarlo, sinceramente, porque trasciende el hábito. Uno puede ser elegante con bermudas, aunque parezca mentira.

La elegancia no es destacar, es ser recordado.

Creo que se acabo el momento del disfraz, de toda la moda inútil que se ha hecho estos últimos años. Volverá a ser una moda que hará más elegantes y consecuentes a las mujeres y buscará lo más apropiado para su físico.

Me voy a la cama con quien yo quiero. Hombres, mujeres. No le debo nada a nadie.

Para crear algo excepcional, tu forma de pensar debe centrarse en el más mínimo detalle.

(…) la perfección es inalcanzable, ¡Y eso que les habla un perfeccionista confeso! Quizás por eso sé que la búsqueda de la perfección es un camino peligroso.

Nuestro mundo hoy es una mezcla de tradición y modernidad que comprende culturas muy diferentes.

La ley del lujo no añade, elimina.

La gente hoy está en una constante búsqueda de lo exclusivo, de lo único, de las cosas hechas a la medida.

A mí no me van los colorines. Yo suelo ir de azul marino, gris… Ni en mi cabeza ni en mi armario hay lugar para estridencias.

Mucha gente se equivoca al calificar la elegancia. Elegante era Jackie Onassis cuando iba a los mercadillos con unos pantalones y un pañuelo atado a la cabeza. Tenía estilo, apostura… llamaba la atención por su sencillez.

La cocina es el corazón del hogar, es un espacio para la interacción social y no solo el sitio donde se prepara la comida.

Si una mujer decide ponerse un traje mío, tiene que llevar un peinado acorde. Si no, se carga la filosofía del traje.

La diferencia entre estilo y moda está en la calidad.

Respeto el cuerpo, lo respeto muchísimo y no pretendo cambiarlo, aunque no sea perfecto. Trato de ayudar a las personas a mejorar su aspecto, nunca a reformarlo. Detesto manipular los cuerpos hasta ese extremo.

Mi visión estaba clara: yo quería apartar todos los artificios en el vestir.

He tenido que luchar duro desde el inicio de mi carrera, como cuando decidí abandonar la seguridad de un salario fijo, para afrontar una verdadera aventura propia. Nada es sencillo, todo se consigue con esfuerzo y trabajo duro.

Nunca en mis sueños más salvajes me entretuve en la idea de que sería diseñador de moda.

Hay que observar la realidad y trabajar con pasión y coherencia, teniendo siempre bien claros los objetivos.

La moda es la mejor herramienta para ayudarnos a soñar.

El minimalismo uniforma, pone a todo el mundo al mismo nivel. Eso tiene un riesgo: difumina la personalidad, los rasgos de la cara, la arquitectura del cuerpo. Una mujer hermosa puede vestir de forma minimalista, porque su belleza está por encima y todo le sienta bien, pero una mujer normal lo tiene más difícil.

La gente está envuelta en vidas cada vez más ocupadas y agitadas, por lo que su búsqueda se dirige más hacia hogares que ofrezcan relajación, intimidad, protección y no tanta perfección.

Nadie debe ser prisionero de su ropa.

No tienes que esforzarte mucho eligiendo la ropa, las personas más elegantes son aquellas que parece que no hacen esfuerzo alguno por cuidar su apariencia.

Elimine las diferencias entre hombre y mujer. Le di al hombre la soltura, flexibilidad y suavidad de la mujer. Y a la mujer la comodidad y elegancia del hombre.

Creo que mi ropa le puede dar a la gente una mejor imagen de sí mismos.

Los futbolistas son hoy los nuevos líderes del estilo (…), ellos son una perfecta combinación de disciplina mental y física que los hace genuinamente heroicos. Así que tengo la oportunidad de vestir a héroes.

Si quieres crear algo bello, sólo tienes que hacer lo necesario, nada más.

Siempre he hecho moda mixta, aunque tratando de respetar las diferencias. Moda Mixta no quiere decir Unisex. En la moda mixta, algunas prendas las puede utilizar indistintamente un hombre o una mujer, pero hay que matizar el conjunto.

Lo que más importa es que uno se encuentre a gusto con uno mismo.

(…) mi concepción de belleza no es sinónimo de lujo y ostentación, cuando hablo de belleza me refiero a una cualidad evocadora, capaz de generar respuestas sensoriales y emocionales.

Admiro a los diseñadores que sienten pasión por lo que hacen y expresan su visión personal.

(Sobre la Moda) es una cuestión de carácter más que de ropa, un concepto que sigo desarrollando, caracterizado por un fuerte sentido de la individualidad e igualdad de género.

Persiguiendo los ideales caemos muchas veces en la artificialidad.

Cuando pienso en el mobiliario de una casa sé que debe ser duradero, concebido de un modo que ignore las tendencias transitorias.

Nunca me han gustado las chicas delgadas ni las he tenido en mis pasarelas.

Hoy más que nunca, las nociones de simplicidad y esencialismo adquieren un valor moral así como estético. Tal vez sean estos ideales los que nos den las nuevas reglas para seguir con nuestras vidas.

La elegancia es coherencia. Si no sabemos mirarnos, nunca lograremos ser coherentes. Somos lo que somos, no lo que nos gustaría.

Ha pasado el momento de los excesos y las extravagancias. Hoy es necesario ser serio, preparado, concentrado. En el vestuario, en el pensamiento y en las relaciones.

Me gustan las mujeres con elegancia y estilo. Que usan la moda como expresión, más que convertirse en víctimas de ella.

En el diseño de interiores, me inclino por los colores naturales, tenues; los encuentro serenos y relajantes, y creo que son el fondo perfecto para los objetos artísticos. Por otra parte, los colores apagados tienen la virtud de no distraer la vista y crean un ambiente armonioso.

Todo el mundo puede ponerse lo que quiera, siempre que sepa llevarlo y no desentone con sus ideas.

El mundo de la alta costura hasta ahora solo era accesible para muy pocas personas, pero gracias a la democracia de internet, hoy podemos ofrecer a todos un lugar en primera fila.

Si se renuevan con cierta frecuencia los accesorios de un espacio interior, se consigue que parezca diferente, aunque las piezas principales del mobiliario no cambien.

Mi único interés es unir el confort al sentido práctico, combinando varios elementos sobre una elegancia y sofisticación subyacentes. En esto, precisamente, ha consistido mi revolución al vestir. En poner en primer plano las necesidades de la gente.

Hay muchas, muchísimas cosas que me quedan por diseñar… Una moto, un sistema de alta fidelidad, ¡Un nuevo tipo de pasta!.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: