Jean Schlumberger

Jean Schlumberger

Jean Schlumberger fue un talentoso diseñador de joyas, un artista emblema de la joyería Tiffany & Co. Y creador de la famosa joya “Bird on a Rock” realizada con el singular diamante amarillo que ha pertenecido a la maison desde hace 144 años.

“Trato de hacer que todo se vea como si estuviera creciendo, desigual, orgánico… Quiero capturar la irregularidad del universo”

¿Quién fue Jean Schlumberger?.

Jean Michel Schlumberger nació en Mulhouse, Francia, el 24 de junio de 1907, y se convirtió en uno de los más talentosos e innovadores diseñadores de joyas de todos los tiempos.

Proveniente de una familia de fabricante de textiles, Schlumberger desarrolló sus actitudes para las artes y el diseño desde una edad temprana, sin embargo, sus padres lo enviaron a Berlín en 1930 para seguir una carrera profesional en la banca.

Siguiendo sus sueños se mudó a París, donde comienza a diseñar joyas con flores de porcelana y piedras preciosas en forma de clips, que recibieron como regalo algunos de sus amigos, entre ellos la Duquesa de Kent, quien siempre lo apoyó.

Pero fue Elsa Schiaparelli quien descubrió su talento y lo contrató para crear bisutería y botones.

En 1941 crea el encendedor de oro con forma de pez dorado y cola flexible que se convirtió en un clásico y también crea el clip de Trophée para Diana Vreeland, la famosa editora de Vogue.

Durante la Segunda Guerra Mundial se alistó para el ejército francés, al terminar la guerra se asentó en Nueva York, donde coincide con Nicolas Bongard, ambos abren un pequeño espacio en la 745 Fifth Avenue y muy pronto los clips de Schlumberger se hacen famosos y comienzan a usarlos las mujeres más poderosas de la sociedad neoyorkina.

Gracias a su fama, en 1956 fueron invitados por Walter Hoving, entonces Presidente de Tiffany &Co. en calidad de vicepresidentes, ofreciéndoles un estudio especial y la posibilidad de disponer ilimitadamente de las gemas más excepcionales propiedad de la casa de joyas. También se le permitió firmar su trabajo.

Recibió varios premios y fue el primer diseñador en ganar el premio “Coty American Fashion Critics” en 1958 y en 1977 fue nombrado Caballero de la Orden Nacional del Mérito por el gobierno francés.

A finales de la década de los 70 se retira, y vuelve a París, donde fallece el 29 de agosto de 1987 a los 80 años, dejando así un legado de espectaculares y excepcionales joyas.

 Jean Schlumberger y Tiffany & Co.

Fue una gran relación, con todas las gemas preciosas disponibles, este artista diseñó las más inimaginables obras de arte convertidas en joyas, su especial agrado por las aves y las criaturas marinas, lo inspiraron a crear finas joyas que se han convertido en clásicos invaluables tanto del siglo XX como del XXI.

Recibió un entrepiso en Tiffany como estudio, donde solía entrar a través de un ascensor privado, y tenía la oportunidad de firmar su trabajo.

Entre sus clientes figuraban Babe Paley, Elizabeth Taylor, Jacqueline Kennedy, Paul y Rachel Lambert Mellon, la condesa Mona Von Bismarck, Greta Garbo, Wallis Simpson, la princesa Marina de Grecia y Dinamarca, Audrey Hepburn, entre otros.

Aún después de su muerte, esta casa de joyas sigue produciendo los diseños de Schlumberger.

El talento de Schlumberger.

El principal talento de Jean Schlumberger era el dibujo, el cual era excepcionalmente perfecto y armonioso. Para inspirarse en las formas de naturaleza, las exóticas aves o la vida marina viajaba a lugares como Bali, India o Tailandia, inclusive poseía una casa en la isla de Guadalupe.

Decía que el diseño es “el único vínculo entre los tres miembros de ese trío complejo y dispar formado por el cliente, el artesano y el creador”.

Sus diseños se centraban en formas de la naturaleza como flores, aves exóticas y criaturas mitológicas. Y su joyería tenía esencia de escultura. Sus materiales principales eran oro y platino, le encantaban las gemas de colores e inclusive llegó a diseñar con cristales de swarovski.

Entre las técnicas más utilizadas en sus joyas se puede destacar el esmalte, en especial el paillonné, que se convirtió en su sello característico y los brazaletes que Jackie se encargó de hacer famosos, tanto que adquirieron su nombre coloquialmente «las pulseras de Jackie».

Pulseras de Jackie

Sus diseños pueden apreciarse en el Museo de Artes decorativas en Paris y en el Museo de Bellas Artes de Virginia, donde hay una colección permanente de 140 piezas pertenecientes a la colección personal de Rachel Lambert Mellon. Aún sus joyas siguen siendo populares entre los coleccionistas, quienes han llegado a pagar miles de dólares por una de sus piezas.

Joyas Icónicas de Jean Schlumberger.

Su joya más icónica la creó para engarzar el diamante amarillo de 128 quilates de Tiffany. Diseño un collar que simulaban cintas entrelazadas engarzadas en diamantes, que sirvió para promocionar la película desayuno en Tiffany donde Audrey Hepburn era la protagonista.

El collar solo se utilizó en los poster promocionales, este diamante sólo lo han utilizado tres personas Hepburn, la Sra. Whitehouse y Lady Gaga.

“Bird on a Rock” fue un broche creado en 1965 y aunque se repitió, sigue siendo uno de los clásicos en la firma de joyas.

La joya más valorada de Jean Schlumberger es un broche de delfines en diamantes, zafiros y esmeraldas engastado en oro que perteneció a Elizabeth Taylor, regalo de Richard Burton en 1964 y que fue subastado por la cantidad de $1.202.500.

Le sigue una joya que perteneció a Rachel Lambert Mellon y se pagó $1.03 millones y luego otra que creó para la dama de sociedad Carroll Petrie, que fue subastado por $905.000. De la colección de Peggy y David Rockefeller, también se han subastado algunas piezas con altísimos precios.

“Schlumberger apreciaba el milagro de las joyas, que para él son las formas y los medios para el realización de sus sueños”.

Diana Vreeland

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: