Obsolescencia Programada en marcas de joyería

En el camino a la sostenibilidad nos encontramos con términos que debemos conocer para darle sentido a nuestro propósito de Marca, ha sido la Marca de Joyas Martalia quien me dio la idea de hacer este post que trata de la Obsolescencia Programada.

Martalia es una marca de joyas que hace varios años ha estado transitando el camino a la sustentabilidad, esto la ha llevado a obtener una certificación de Carbono Neutro, así mismo, trabajan con otros materiales como desechos electrónicos o tetrabricks.

Martalia ha sido unas de las primeras marcas de joyas latinoamericanas sostenibles en presentarse en la New York Fashion Week, si quieres conocerla sigue nuestro enlace: Martalia Jewelry.

¿Qué es la Obsolescencia Programada?.

Es también conocida como Obsolescencia planificada y no es más que una forma premeditada de fabricar productos diseñados para acortar su vida útil, para que sea desechado y reemplazado por otro.

Esto permite a la empresa crear un círculo de consumo constante, y te obliga a ti a reemplazar, comprar y desechar productos cada cierto tiempo, provocando que se acumulen toneladas de basura que no son biodegradables, ni pueden ser refabricadas o reprocesadas.

El efecto contrario a la obsolescencia programada se le conoce como alargascencia.

¿Quién crea la Obsolescencia Planificada?.

El fabricante del producto es quien tiene en sus manos la decisión de hacer que un producto tenga una vida útil programada.

La intención de este fenómeno es generar ingresos por compras frecuentes, por lo que no se diseña en pro de la calidad, sino en pro del consumo.

La mayoría de la obsolescencia programada se realiza de manera deliberada en el diseño y otro porcentaje se maneja a través de anuncios publicitarios para hacerte creer que debes cambiar el producto.

¿Cómo funciona la Obsolescencia programada?.

En el proceso de diseño se calcula de antemano cuánto durará este producto y cuándo deberá ser reemplazado, pero hay muchas formas en que los fabricantes hacen que un producto muera, estas son las principales.

  • Dejando de producir repuestos.
  • Calculando las horas de vida útil.
  • Descontinuando productos.
  • No ofrecer servicio técnico a productos descontinuados.
  • Fechas de caducidad.
  • Haciéndolo obsoleto con la incorporación de un producto más novedoso que lo reemplaza.
  • Aumentando los precios de reparación y servicio técnico.
  • Haciendo productos que puedan romperse o desgastarse.
  • Sellando algunos de los componentes.

Pero como nació la obsolescencia.

Thomas Alva Edison fue el creador de una bombilla que duraba unas 2500 horas, pero por un documental realizado en 2011 que se hizo viral a cargo de la alemana Cosima Dannoritzer que se llama comprar, tirar, comprar, sabemos hoy que tras un plan en 1924 en Suiza, los productores de bombillos redujeron su vida útil a 1000 horas.

Una prueba de que las bombillas pueden fabricarse de mejor calidad se muestra en el parque de bomberos de Livermore, en California, donde una bombilla funciona desde 1901.

Pero fue el diseñador industrial Brooks Stevens en 1954 que acuñó este término: “Toda nuestra economía se basa en la obsolescencia planificada… fabricamos buenos productos, inducimos a las personas a comprarlos, y luego, al año siguiente, introducimos deliberadamente algo que hará que estos productos pasen de moda y sean obsoletos”.

El problema se empeoró con la producción masificada, en los años 60 tratando de hacer productos más accesibles, se sacrificó la calidad, sin embargo, los fabricantes han visto la oportunidad de seguir produciendo de esta manera, que trae excelentes ganancias y un inventario rotativo.

Apple ha sido acusada de ralentizar los dispositivos con la actualización de los sistemas operativos, por lo que han sido objeto de múltiples denuncias. Cada año salen nuevos modelos de autos en todas las marcas.

Los consumibles de una impresora suelen costar casi igual que una impresora nueva con dos consumibles incluidos. Las medicinas traen fecha de caducidad a pesar que se ha comprobado que algunas siguen teniendo el mismo efecto.

Impacto de la obsolescencia Planificada.

El impacto ecológico de acortar la vida útil de productos repercute en la contaminación y acumulación de basura. India, Pakistán y Ghana son los vertederos de basura más grandes del mundo.

La acumulación de basura en los océanos es altamente preocupante, así como la acumulación en nuestras casas de productos, en especial los electrónicos, que han sido desechados.

El tema de recuperación de estos desechos no es algo en lo que la mayoría de los países invierten recursos, no se controla, ni se aplican multas por fabricar productos que puedan caducar, por lo que los consumidores inevitablemente se quedan sin opciones.

Obsolescencia planificada en la joyería.

En la joyería nos encontramos con piezas que se rompen o pierden su color y nunca pueden ser reparadas.

El mayor problema de obsolescencia en la moda y la joyería es de tipo psicológica y estética, que te persuade mediante campañas publicitarias a pensar que los productos están obsoletos, incitándote a comprar innecesariamente, para luego hacerte pasar de una tendencia a otra rápidamente.

Hay muchos generadores de tendencia en la industria de la joyería, principalmente las colecciones a lo largo de todo el año de las grandes casas, y las personas se ven empujadas a consumir constantemente.

Conclusiones.

Ninguna empresa que se considere sustentable, que diga que es ecológica o que incluso coloree su publicidad en verde, y a la vez produzca productos con obsolescencia programada, puede ser un ejemplo de sostenibilidad.

Y como lo he repetido en otras oportunidades, no somos culpables de la obsolescencia programada intrínseca de un producto, somos culpables cuando consumimos desmedidamente y nos dejamos llevar por campañas publicitarias que nos incitan a comprar productos que no necesitamos.

Con esfuerzo, cada día, pequeñas empresas como Martalia invierten recursos para ser más sustentables, para informar a las comunidades a través de todos los medios cómo ser más sustentables, nuestra tarea es consumir conscientemente y a la vez instar a nuestros gobernantes a aplicar leyes que nos protejan de estas despiadadas prácticas.

Tú tienes el poder para acabar con este ciclo ¡úsalo!.

Mariale Bermúdez

2 comentarios en “Obsolescencia Programada en marcas de joyería

  • el 2 abril 2020 a las 3:50 AM
    Permalink

    Si, pienso que la obsolescencia programada, es otro factor enorme, de la enfermedad que tiene la Tierra. Hay que ir por esa línea de consumo responsable, de crear piezas duraderas.
    Un saludo!

    Respuesta
    • el 2 abril 2020 a las 7:30 PM
      Permalink

      Un saludo Lola mañana hablaré de ello en instagram, siempre creo que la sostenibilidad empieza y termina con nosotros, pero son los grandes fabricantes quienes nos conducen a reemplazar productos cuando hacen este tipo de práctica, mientras más conozcamos la industria, mejoraremos el consumo.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.