Tiara del Pavo Real

Tiara del Pavo Real | Ruby Peacock Tiara |

Tiara del Pavo Real.

La Tiara del Pavo Real  o The Ruby Peacock Tiara perteneciente a la Casa Real de los Países Bajos, conocida también como la Tiara durmiente o la Joya Pérdida, motivo de muchas especulaciones, ya que estuvo 27 años sin ser usada, desde 1981 hasta 2009.

Esta espectacular joya de rubíes y diamantes fue creada por el joyero Real Shürmann, el conjunto de cinco joyas, originalmente era un bandeau de oro con dos filas de diamantes donde se incrustaban los cinco ornamentos.

El ornamento central, se asemeja a la cola de un Pavo Real, puede separarse y utilizarse solo.

Los cinco clusters en diamante fueron removidos de la Tiara y transformados en una bijoux muy versátil que puede ser usada como broche, pendientes o aros.

Esta Tiara se crea con piedras que habían pertenecido a la Reina Sofía, primera esposa del Rey Guillermo III.

Historia de la Tiara del Pavo Real

Esta maravillosa joya perteneció a la Reina Guillermina I, con motivo de su llegada al trono con tan sólo 17 años, quien sucedió a su padre el Rey Guillermo III en 1897.

Como soberana debía lucir las pesadas joyas de la Familia Real en los actos oficiales.

Se crea esta Tiara debido a que las existentes en la Casa Real eran demasiado grandes para su edad.

El joyero Real Shürmann hizo que las piedras del motivo central fueran convertibles en colgantes, para darle mejor adaptabilidad.

La Reina Guillermina abdicaría en su hija Juliana I, en 1948. Y para la ceremonia de coronación luciría la Tiara a modo de gargantilla.

La Reina Juliana I, también usaría la Tiara del Pavo Real al revés, a modo de bandeau.

Con la muerte de la Reina Guillermina, en 1962, sus joyas fueron heredadas entre sus cuatro nietas.

Dejaría la Tiara a su nieta, la Princesa Irene, quien luego se casaría con el Duque de Parma.

Juliana puso orden en el tesoro y cedió a la Fundación de la familia Orange – Nassau la titularidad de las joyas, que debían pasar de reina a reina.

Desde entonces las tiaras, diademas, collares, pulseras, broches, pendientes y demás no son propiedad privada de las personas sino de las instituciones.

La entidad cede el uso de las joyas a la reina, y también en actos especiales, a las mujeres que forman parte de la familia real holandesa.

La Princesa usaría la Tiara en muchas ocasiones, pero tras su divorcio del Príncipe Carlos Hugo de Borbón-Parma, en 1981, la Tiara dejó de ser vista.

El misterio de la Tiara del Pavo Real

La Tiara desapareció, justo después del divorcio de la Princesa Irene. Ningún miembro de la familia real por 27 años la usó.

Fue entonces, cuando se crearon muchas especulaciones con respecto a esta joya. Nadie sabía nada de su paradero.

Se especula que hace algunos años la princesa Irene quiso vender la Tiara del Pavo Real, que había recibido en herencia de su abuela Guillermina y la Reina Beatriz se la compró y la cedió a la fundación.

El regreso de la joya pérdida después de casi tres décadas, a la vida pública y actos oficiales, se produjo en mayo del 2009. Fue la Reina Máxima quien la sacó de su letargo en ocasión de la visita de los Reyes de Suecia a Holanda.

Tras la reaparición de la Tiara, también la Reina Beatriz I la luciría en algunas ocasiones.

Luego de la abdicación de la Reina Beatriz en su hijo Guillermo Alejandro, la Tiara ha seguido siendo usada por la Reina Máxima, quien la luce siempre de manera elegante.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.